LAS MASCARILLAS FACIALES I: Elemento clave de un tratamiento de belleza

Tod@s hemos visto la clásica imagen de una chica joven con la cara untada de una especie de pasta blanca y dos rodajas de pepino en los ojos 🙂 Y es que las mujeres que cuidan de su piel saben que no hay un efecto mejor y más inmediato que del de una mascarilla facial que rejuvenece, refresca e ilumina la cara. De ahí la fama e importancia que han adquirido las mascarillas a lo largo de los siglos. Las hay de todos los tipos – cremosas, en polvo, de arcillas, totalmente naturales, etc. En esta primera parte nos vamos a centrar en el uso adecuado de las mascarillas según el tipo de piel.

facemask

Sean como sean es un hecho de que las mascarillas faciales son tratamientos más concentrados que un cosmético normal, ya que su acción aumenta cuando se dejan puestas durante más tiempo. Normalmente un producto así contiene altas concentraciones de principios activos que suelen acompañarse de excipientes más oclusivos o que sirvan de vehículo de los activos. Una vez cubierta toda la cara, la piel absorbe los activos que se encuentran en la mascarilla.

TIPOS DE MASCARILLAS SEGÚN LAS NECESIDADES DE LA PIEL

 Igual que el resto de los cosméticos, las mascarillas profesionales están destinadas a tratar las necesidades de un determinado tipo de piel.

  • Mascarillas hidratantes

Se recomiendan para pieles normales, secas o apagadas que necesitan un aporte extra de nutrición. Suelen contener activos como potentes aceites y extractos naturales que nutren en profundidad – aceite de argán o de oliva, manteca de karité, extractos de menta y malva, ácido hialurónico, etc.

Se pueden mantener mucho rato y generalmente no es necesario retirarlas, simplemente se retira el exceso de la piel, así que la parte que queda mantiene la piel hidratada.

Una de las mejores opciones para refrescar e hidratar el cutis es la mascarilla facial de BIO MER.

WHITECLAY

  • Mascarillas con efecto tensor

Se suelen aplicar a pieles que han perdido la elasticidad y buscan un cutis más terso y radiante. Su uso también es muy frecuente antes de un evento ya que mejoran la estructura del epidermis y facilitan la aplicación del maquillaje. Estas mascarillas suelen contener activos (vitaminas, péptidos, extractos naturales) que mejoran la circulación sanguínea, así la piel se ve más tersa, más luminosa y activada.descarga

  • Mascarillas oxigenantes

 Las mascarillas de oxígeno aportan un extra de vitalidad y luminosidad al aspecto del rostro, por lo cual son apropiadas para distintos tipos de piel – desde grasas hasta secas. El oxígeno tiene un papel primordial a la hora de la regeneración cutánea, ya que proporciona energía a las células. Para que una mascarilla consiga que la piel respire, en su composición debemos encontrar peróxidos o componentes oxigenantes, no necesariamente de origen natural.

  • Mascarillas anti-age

Son las más potentes, ya que contienen altas dosis de principios activos que se encargan de reparar y rejuvenecer el cutis. Se recomiendan para pieles maduras que luchan contra las arrugas y los signos de la edad. Además proporcionan una mayor penetración de los activos anti-edad como son el colágeno y la elastina, las enzimas y los péptidos o los minerales y los extractos químicos.

1420783218064_bulletin

  • Mascarillas purificantes

Cumplen la función de equilibrar las zonas grasas del rostro, tratando el acné y aportando el nivel de hidratación  necesario para las zonas secas. Aunque se puedan aplicar a todos tipos de pieles, este tipo de mascarillas se utilizan más a menudo en pieles grasas que en pieles más secas. Al tener el poro más dilatado debido al exceso de sebo que segregan, las pieles grasas se ensucian con más facilidad. Las mascarillas purificantes deben ser astringentes y absorbentes lo suficiente como para eliminar los excesos de grasa, limpiando los poros negros. Suelen contener algún compuesto anti-inflamatorio o regulador en la mayoría de los casos de origen natural (extracto de hipérico, árnica, jojoba, etc.)

Son muy famosas las mascarillas de arcillas, algas y minerales. Un buen ejemplo es la mascarilla de lodos y algas de BIO MER que se puede aplicar tanto en tratamientos corporales como faciales.

Facial-Mask-girls-laughing

active-detox-day-treatment-saltylagoon

  • Mascarillas blanqueadoras

Se utilizan a la hora de tratar pieles con manchas o rojeces que terminan transformándose en una molestia antiestética. Estos problemas están relacionados con una serie de factores como la exposición al sol, la edad, las hormonas o la toma de algunos medicamentos. Por lo tanto la función principal de las mascarillas blanqueantes es unificar el tono de la piel y eliminar las manchas lo máximo posible. Sus efectos se hacen visibles tras varias sesiones.

13-Simple-Tips-To-Remove-Skin-Pigmentation

Te puede interesar