La cosmética libre de parabenos

Sin tóxicos, sin ftalatos, sin parabenos, sin organismos genéticamente modificados… En el sector de la cosmética natural, todas estas son etiquetas que usamos para darle un valor añadido a la calidad del producto que ofrecemos y sobre todo para diferenciarnos de la cosmética tradicional que durante décadas ha aprovechado una serie de componentes de dudosa reputación.

En el caso concreto de los parabenos, hemos oído hablar de ellos y sabemos que hay que evitarlos… Sin embargo, pocas son las personas que realmente conocen el motivo por el que los parabenos son nocivos. ¿Qué son? ¿Cuántos tipos hay? ¿Dónde se encuentran?

Esta semana hemos decidido arrojar un poco de luz  sobre este asunto tan polémico en el campo de la cosmética.

¿Qué son y para qué sirven?

El medio ambiente y el propio consumidor son dos de los factores  potencialmente contaminantes de un producto cosmético durante su uso. De modo que es necesario acudir a una serie de compuestos que puedan preservar su estabilidad bacteriana. Los parabenos son  compuestos químicos usados en la industria cosmética como conservantes. Tienen varias funciones principales, antibacterianas y antifúngicas, aumentando el período de utilización y seguridad del producto en el que se emplean. Su cometido principal es el de mantener bajos  los niveles de la carga microbiana de los cosméticos, así que los podríamos considerar insecticidas cosméticos…

colorantes y parabenos

¿Dónde está el problema?

La polémica surgió al revelarse un estudio en el año 2004, de un grupo de oncólogos escoceses, que demostró que en un 90 % de muestras de tejido cancerígeno se encontraron trazas de parabenos. Desde este momento se empezó a investigar el terreno de los aditivos sintéticos en la industria farmacéutica y cosmética, hasta que se encontraron motivos para creer que los parabenos tenían una acción estrogénica lo que podría llevar al desarrollo de tumores cancerígenos. Posteriormente varios estudios han señalado que los parabenes son bien absorbidos por el tracto intestinal y perfectamente eliminados en la orina, pero cuando son absorbidos por la piel, parece que su eliminación no es tan sencilla y rápida.

Actualmente el tema sigue siendo un campo abierto de investigación, aunque las autoridades sanitarias consideran los parabenos “componentes sin riesgo”. No obstante, en 2014 la Unión Europea prohibió los parabenes isopropylparaben e isobutylparaben, y otros como el phenylparaben, benzylparaben o pentylparaben (en realidad muy poco utilizados). Se considera que no hay suficiente información sobre sus riesgos por lo que no es posible evaluar su seguridad y por tanto no deben ser utilizados.

tipos de parabenos

Los parabenos naturales

Existe una serie de parabenos que se encuentran de forma natural en las frutas y verduras más comunes como los arándanos, las zanahorias, los pepinos, la cebolla, etc. Estos parabenos naturales provienen del ácido para-hidroxibenzoico que también se produce en el organismo debido a la descomposición de algunos aminoácidos. Los parabenos que se utilizan en cosmética tienen una estructura química igual que la de los parabenos naturales pero se obtienen por procedimientos sintéticos. Ya que son idénticos a los que se encuentran en la naturaleza, se supone que el organismo los transforma rápidamente en ácido para-hidroxibenzoico natural y los elimina.

Sin embargo todavía quedan muchas incógnitas acerca de este tema, ya que el hombre en su día a día consume una gran cantidad de parabenos sobre todo por vía tópica – jabones, geles, cremas de todo tipo, antibióticos, etc. De hecho, no está muy claro si estos se pueden eliminar a la misma velocidad que su consumo.

¿Por qué apostar por una cosmética libre de parabenos?

En realidad los parabenes no son el problema en sí mismo, sino su volumen de consumo, por eso más vale prevenir, leer las etiquetas y evitar cualquier posibilidad de contacto con ellos. De ahí que nuestro consejo sea usar productos naturales y ecológicos libres de parabenos. La cosmética natural usa otro tipo de conservantes menos problemáticos y tolerados por las instituciones que certifican su origen natural.

La cosmética natural apuesta por un tipo de productos basados en ingredientes naturales como los extractos de plantas y aceites vegetales. Además incorpora ciertos componentes de origen natural como los ácidos frutales, el colágeno, la elastina, el ácido hialurónico, células madre, etc.

La cosmética natural actúa a largo plazo, aunque también se puedan conseguir resultados visibles a los pocos días de la aplicación del producto. Igual que la medicina basada en la naturopatía, los activos cosméticos naturales mejoran la estructura del tejido de la piel debido a su continuo uso. Los productos naturales tienen una caducidad de dos años y medio sin abrir y 6 meses abiertos y sus formulaciones son más estables sin llegar a la necesidad de incluir conservantes químicos.

La cosmética natural tiene un sinfín de beneficios para la piel y el bienestar del cuerpo y de la mente. Por ello, en Bio Mer Cosmetics nos esforzamos siempre en cuidarlos de la mejor manera posible.

Haz click en el enlace para descubrir nuestra gama de Productos de cosmética natural sin parabenos.

 

BIO MER SIN PARABENES

 

You may also like