EL PROTECTOR SOLAR EL MEJOR COSMÉTICO ANTIEDAD

El fotoenvejecimiento causado por los rayos UV es uno de los mayores enemigos de nuestra piel y el rival para cualquier cosmético. Existen miles y miles de productos con distinta función, sobre todo efecto antiedad, que intentan retrasar los efectos visibles del envejecimiento, pero antes de tratar hay que prevenir, así que hoy nos proponemos destacar los beneficios de un cosmético tachado de estival injustamente: el protector solar.

La radiación ultravioleta (UV) de los rayos solares produce lesiones en el ADN de las células de la piel, por lo que su funcionamiento se ve afectado. En consecuencia, aparecen más arrugas e irregularidades pigmentarias de las que corresponden genéticamente y según la edad. Como resultado la exposición a la radiación UV debilita la piel, la reseca y propicia la aparición de las arrugas profundas y las manchas. En una situación así más vale prevenir que tratar. De nada van a servir las cremas y serums caros si las fibras que construyen la piel ya están destruidas o han sufrido daño irreparable. Este tipo de radiación es algo a lo que estamos expuestos 365 días al año, no podemos evitar que nos alcancen los rayos del sol, pero sí podemos protegernos de una manera segura. Es por ello por lo que el buen protector resulta imprescindible y se puede considerar el cosmético antiedad por excelencia.

El protector solar el mejor cosmético antiedad

¿Por qué se debe usar protector solar durante todo el año?

Un error muy común es creer que el sol nos perjudica solo durante el verano. Nada más lejos de la verdad. Lo que más afecta a la piel no es el calor del verano o la luz visible, sino las ondas de las que se componen los rayos solares – UVA, UVB y la radiación infrarroja (IR). No es necesario tomar el sol para sufrir daños por la radiación UV. Aunque exista una pequeña diferencia entre los rayos estivales y los invernales, no es motivo para abandonar el uso de un buen protector. Durante los meses de verano, la radiación predominante es la UVB, responsable de quemaduras solares y del cáncer de piel. En cambio, en invierno se reducen para dejar paso a los UVA, que provocan el envejecimiento de la piel. Así, los expertos recomiendan el uso continuo de protección solar durante todo el año. Usamos cosmético hidratantes y antiedad de manera continua, ¿por qué no el protector solar?

 

radiación UVA y UVA

¿Cómo dañan la piel los rayos UV?

Los rayos ultravioleta (UV)  se componen de dos tipos diferentes de ondas, los rayos UVA y UVB. Cuando los rayos UV golpean la piel, los melanocitos (células encargadas de producir melanina en nuestra epidermis) se activan, creando un escudo de melanina. La melanina tiene un color marrón oscuro y es el responsable del bronceado. Este proceso de bronceado en realidad constituye una reacción de defensa contra la radiación para que no penetre en la piel. La melanina absorbe la radiación y la dispersa como calor para que no llegue a nuestro DNA y no produzca mutaciones.

Para más info os dejamos este enlace sobre la radiación UV y su relación con el cáncer de piel:

https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-piel/prevencion-y-deteccion-temprana/que-es-la-radiacion-de-luz-ultravioleta.html

¿Cómo se produce el fotoenvejecimiento?

Existe una diferencia significativa entre el proceso de envejecimiento normal, asociado a la edad y el causado por los rayos solares. El aspecto del cutis en el primer caso se distingue de la piel dañada por el fotoenvejecimiento por ser más suave, las arrugas son más estrechas y menos profundas. En cambio, una piel fotoenvejecida tiene un aspecto áspero, acartonado y bastante deshidratado lo que propicia la aparición de manchas y arrugas muy pronunciadas.

El photoaging en realidad es el proceso que origina la radiación solar acumulada en la dermis, donde se encuentran las principales fibras responsables de la elasticidad e hidratación de nuestra piel. Los rayos UV crean cambios, rompen el colágeno y la elastina, la piel pierde tersura, se vuelve «blanda» y aparecen los surcos.  Se trata de la elastosis solar, fenómeno visible en la cara y cuello de las personas que pasan muchas horas al aire libre. En este estado de la piel, los cosmético antiedad resultan beneficiosos pero tardíos.

Efectos fotoenvejecimiento

El protector solar, aliado indispensable en la batalla contra el fotoenvejecimeinto

A todos nos gustaría llegar a los 60 años y que parezca que tenemos 50.  Por eso empezamos desde muy jóvenes a usar todo tipo de cremas y productos cosméticos que frenen los procesos de la edad, alisen las arrugas, eliminen las manchas, hidraten, etc. Pero nos olvidamos de una regla de oro – prevenir. No hay nada más eficaz que la protección temprana. Si tienes una piel resistente a las agresiones externas, cuidada y protegida, el fotoenvejecimiento se ralentiza y los tratamientos antiedad pueden esperar.

Está claro que resulta imposible que no nos dé la luz solar. La radiación solar está igualmente presente en los días nublados de otoño e invierno, en las tardes cálidas de primavera y los calurosos días de verano. Pero el fotoenvejecimiento no es inevitable. Simplemente  debemos proteger nuestra piel durante todo el año.

Para más información sobre la eficacia de la protección solar natural os recomendamos nuestro post:

LOS PROTECTORES SOLARES

 

 

 

Te puede interesar