cuidado de la piel en invierno

Cuidado de la piel en invierno

Una piel cuidada es sinónimo de una piel sana, por ello, es importante hidratarla y prestarle atención durante todo el año, especialmente en invierno. En Bio Mer queremos daros algunos consejos para el cuidado de la piel en invierno ¡Toma nota!

 

Cuidado de la piel en invierno

Nuestra piel está expuesta constantemente a factores tanto internos como externos que debemos tener en cuenta para mantenerla cuidada y sana. En invierno, nuestra piel se ve sometida a cambios bruscos de temperatura, contaminación, al viento, el sol, calefacciones, etc. Con las bajas temperaturas los capilares se contraen y se reduce el flujo sanguíneo, lo que dificulta el transporte de oxígeno y nutrientes a las células. Como consecuencia, nuestro cutis se ve apagado, pálido, opaco, tirante, reseca y sensible.

Las pieles claras y finas son quienes más sufren los daños del frío en la piel, sobre todo si están expuestas constantemente a aires acondicionados o calefacciones. Independientemente del frío, hay pieles que se resecan con mayor frecuencia, además el viento también favorece esta sequedad, falta de hidratación e incluso, descamación de la piel. Y es que en los meses de frío nuestra epidermis se vuelve mucho más sensible y debemos proporcionarle los cuidados necesarios.

Para cuidar adecuadamente nuestra piel en invierno es importante seguir una rutina o tratamiento específico. Con ello proporcionaremos la hidratación necesaria, eliminando la irritación, la sequedad y la tirantez. A continuación os damos algunos trucos y consejos.

 

cuidado de la piel

 

Limpieza en profundidad

Es quizás, el paso más importante para mantener una piel sana y cuidada. La piel necesita estar limpia y bien oxigenada para poder regenerarse adecuadamente. Es imprescindible realizar una buena limpieza de la piel a lo largo de todo el año. Si bien, con el cuerpo, mantenemos una limpieza más continua, a menudo descuidamos el rostro. Limpiar la cara en profundidad con un jabón o loción adecuada a tu tipo de piel y necesidades es esencial para eliminar la suciedad y partículas acumuladas durante el día, así como restos de maquillaje.

Lo primero que tenemos que hacer es coger nuestra espuma limpiadora o jabones naturales, adecuados para todo tipo de pieles (mixta o grasa , sensible o normal) y lavarnos la cara con ello. Este sería el primer paso de la limpieza facial, sin embargo, si te has maquillado, es conveniente con una loción o leche limpiadora eliminar previamente los restos de maquillaje y a continuación lavar con el jabón para una mayor limpieza.

Después de lavar y limpiar nuestro rostro, aplicamos con la ayuda de un algodón un tónico. Con ello, finalizamos la limpieza facial en profundidad, refrescamos y relajamos la piel, además de devolver el manto hidrolipídico y el PH natural de la piel. Nuestro tónico facial además te proporciona una gran suavidad en la piel tras su aplicación.

Esta rutina de limpieza es esencial mantenerla durante todo el año si queremos tener una piel sana. En cuanto al cuerpo, las duchas nos ayudan a limpiar los residuos y restos de sudor de nuestro cuerpo. Si bien, con el jabón de ducha limpiamos y eliminamos impurezas de la piel, es recomendable una vez al mes realizar una exfoliación suave que ayude a eliminar las células muertas y regenerar la piel.

 

cuidado de la piel

Hidratación

Uno de los principales problemas que nos encontramos en la piel en invierno es la sequedad. A pesar de que usemos una crema hidratante para piel seca, esto no es suficiente, debemos saber cómo hidratar correctamente nuestra piel. Si tienes la piel muy seca o atópica (tienden a resecarse más) debes cuidar tu piel a nivel externo con la aplicación de cremas hidratantes adecuadas a tu tipo de piel, como nuestra loción corporal natural Salty Logoon. Prestando especial atención en codos y rodillas, que son las partes que más sequedad presentan. Pero además de hidratar en profundidad con una crema o loción hidratante, debemos hidratar el cuerpo también por dentro, bebiendo mucha agua durante el día.

Hidratación del rostro

A parte de hidratar nuestro cuerpo, debemos prestar atención a nuestro rostro. Debido a que es una de las partes de nuestro cuerpo más expuestas a los cambios y condiciones meteorológicas que sufrimos en invierno, debemos hidratarla con más cuidado y frecuencia. Para ello, es importante incorporar cremas hidratantes en nuestra rutina facial diaria. Las pieles secas pierden más agua que otro tipo de pieles, por lo que es fundamental una buena hidratación.

Utiliza una crema hidratante cada día por las mañanas, tras la limpieza facial y antes de aplicar el maquillaje. Por la noche intenta usar cremas de tratamiento (Regul Oil, Lift & Refill, Antiredness, Bright & Clean) o con una fórmula más intensa para aplicar antes de dormir. Si tu piel tiene características específicas, como por ejemplo tendencia acneica, la hidratación es fundamental pero con una crema de tratamiento hidratante adecuada para tu tipo de piel. Por la noche mientras dormimos nuestra piel se regenera, por ello es conveniente aplicar los cosméticos de tratamientos más intensos para una mayor efectividad.

Otra de las partes de nuestro cuerpo que necesita una buena hidratación es el contorno de ojos. Para ello, debemos aplicar un producto específico para esa zona, ya que es muy sensible. Con el frío el contorno se reseca más y acentúa aspectos como envejecimiento prematuro y arrugas. Utilizando a diario, mañana y noche, una crema específica para el contorno de ojos, devuelve la elasticidad y mejora la piel.

Hay ingredientes con altas propiedades hidratantes que es interesante tener en cuenta, sobre todo en invierno. Las ceramidas, ácido hialurónico, escualeno, mantecas, ceras, aloe vera, centella asiática y diferentes aceites.

 

invierno

 

Mascarillas

En los últimos años la aplicación de mascarillas faciales se ha puesto muy de moda en las rutinas de cuidado facial. La mascarilla nos ayuda a relajar, nutrir, cuidar y regenerar la piel, aplicarla un par de veces a la semana nos ayuda a tener una piel sana y radiante. Con el rostro limpio, aplicamos nuestra mascarilla hidratante White Clay Mask, dejamos actuar durante 10 minutos y retiramos con abundante agua. A continuación aplicamos el tónico facial, nuestro serum y cremas de tratamiento o hidratantes.

 

cuidado de la piel

 

Protector solar

Uno de los fallos que cometemos más a menudo es creer que el protector solar es solo para usarlo en verano. Haga frío o esté nublado, la exposición solar es continua, los rayos UV siguen actuando sobre nuestra piel, por lo que es recomendable protegerla durante todo el año. Los rayos solares son una de las principales causas de envejecimiento prematuro de la piel, acelera la aparición de arrugas o manchas en la piel.

Para prevenir el fotoenvejecimiento y cuidar nuestra piel también en invierno es importante incorporar el protector solar a nuestra rutina facial diaria. Aplicamos por las mañanas antes de salir de casa, después de nuestra crema hidratante y volvemos a aplicar si es necesario a media mañana. Llevar en el bolso o mochila nuestro protector solar nos ayuda a mantener esta rutina y proteger a diario nuestra piel.

 

Estos consejos para el cuidado de la piel en invierno son aplicables para todos, pero debemos tener en cuenta las características y necesidades específicas de nuestro tipo de piel. No todas las pieles necesitan el mismo nivel de hidratación. Hay pieles que con cremas más ligeras se mantienen hidratadas y otras que necesitan productos más intensos. Lo más importante a la hora de cuidar nuestra piel es saber cómo es nuestra piel y adaptar tu rutina de belleza a las necesidades y cuidados de tu piel.

En Bio Mer contamos con una gran variedad de productos naturales adecuados para el cuidado de todo tipo de pieles, si todavía no nos conoces te invitamos a que visites nuestra web y redes sociales (Instagram, Twitter y Facebook).

 

Te puede interesar