LA AROMATERAPIA Y LOS ACEITES ESENCIALES

El olfato es uno de nuestros sentidos más sensibles que está siempre “activo” y mantiene una estrecha relación con nuestro sistema límbico. Este es el lugar de nuestro cerebro donde se procesan las emociones provocadas por los estímulos externos como pueden ser los olores.

Por ello, resulta especialmente interesante estimular el cerebro a través del olfato para conseguir ciertas reacciones emocionales. En el campo de la perfumería y la cosmética esta ha sido la clave del éxito de algunas de las marcas más populares en el mercado, ya que el olor nos puede enamorar, nos puede hacer recordar o también aborrecer.

La aromaterapia es una de las técnicas terapéuticas alternativas que más aprovechan los aromas para influenciar cierto estado físico o mental. Surge con la intención de tratar la salud mediante el uso de una amplia gama de esencias naturales (aceites esenciales) obtenidas de flores, raíces, plantas, frutas, etc. que pueden inducir un estado mental u otro según el aroma empleado.

Los aceites esenciales a menudo se confunden con los aceites vegetales debido al nombre común que comparten. Sin embargo su origen, estructura y propiedades son muy diferentes a pesar de que ambos procedan de plantas o flores. Mientras los aceites vegetales se extraen mediante el prensado, los esenciales se obtienen a través de la destilación. El resultado es la “esencia concentrada” de la planta o la flor aromática con alto poder de penetración en los tejidos de la piel. De ahí que los tratamientos de aromaterapia utilicen cantidades muy pequeñas de aceites esenciales diluidos en agua que alcanzan el aparato respiratorio y el sistema nervioso.

Los aceites esenciales pueden complementar las propiedades de los aceites vegetales cuando se emplean en tratamientos cosméticos. De esta manera, además de tratar la superficie del cutis, es posible penetrar en las capas más profundas de la piel y alcanzar los pequeños vasos capilares.

 

PROPIEDADES y FUNCIONES

Existe un sinnúmero de aceites esenciales que a menudo se emplean en distintos tratamientos estéticos. Su característica más interesante es que actúan no solo a nivel físico sino también influyen en el estado de ánimo del “paciente”. Algunos aceites esenciales poseen propiedades relajantes y calmantes, mientras que otros son estimulantes y vigorizantes. También se ha sugerido su uso para tratar condiciones físicas como problemas respiratorios o estomacales, dolores, etc. Las esencias de lavanda, romero, canela, etc. están muy explotadas en el mundo de las fragancias y la cosmética pero las propiedades más curiosas y desconocidas las encontramos en algunos aceites esenciales que provienen de plantas raras y difíciles de encontrar.

Un rasgo muy peculiar que tienen algunos aceites esenciales es el efecto tensor anticelulítico que consigue resultados visibles de la manera más natural posible. Los más destacados son el aceite esencial de bayas de enebro y el de hinojo marino.

  • El aceite de bayas de enebro es una de las mejores opciones empleadas contra la celulitis puesto que estimula el sistema linfático y favorece la eliminación de residuos tóxicos del organismo. Posee excelentes propiedades antisépticas y astringentes de ahí su uso como componente en pomadas o como activo disuelto en otro aceite vehiculizante en masajes corporales o faciales.
  • El aceite esencial de hinojo marino, posee un aroma característico debido a la presencia de sesquiterpenos entre otras valiosas biomoléculas, es un aliado eficaz a la hora de combatir la celulitis. De hecho, es a día de hoy el anticelulítico natural más potente que se conoce. Además, posee propiedades reafirmantes, regenerantes, antioxidantes y ayuda a eliminar la retención de líquidos.

 

Como hemos visto, los aceites esenciales tiene una gran cantidad de beneficios, al igual que las arcillas terapeuticas,por lo que son esenciales para la cosmética natural y para conseguir una piel bonita y sana.

Te puede interesar